Los relojes derretidos de Salvador Dalí

25/03/2015
  • "La persistencia de la memoria", 1931
    "La persistencia de la memoria", 1931
  • Nadie podrá olvidar esta imagen después de verla, Gala
  • La pintura “La persistencia de la memoria”, conocida popularmente como “Los relojes blandos” o “Los relojes derretidos”, fue pintado por Salvador Dalí en 1931, y es posiblemente la obra que más se identifica con el pintor. A pesar de su fama mundial, se trata curiosamente de un óleo de dimensiones reducidas, tan solo 24x33 cm.

    Según cuenta el mismo Dalí en su autobiografía “Vida secreta de Salvador Dalí”, una tarde que estaba cansado y padecía dolor de cabeza declinó la oferta que tenía para ir al cine con Gala y unos amigos, y se quedó en casa descansando y cavilando sobre las formas superblandas que le inspiraba un queso de Camembert que acababa de degustar. De repente visualizó los relojes blandos sobre un paisaje que había pintado previamente y se puso a pintar. Cuando Gala regresó del cine, la obra ya estaba terminada, se la mostró y ésta exclamó “nadie podrá olvidar esta imagen después de verla”.

    En la pintura vemos cuatro relojes, tres blandos y uno duro. El primero pende de una rama de olivo sin hojas, el segundo descansa sobre un rostro blando que podría representar al mismo Dalí (figura que aparece en otras pinturas anteriores como “El gran masturbador” y que Dalí adaptó de una roca del Pla de Tudela, en el Cap de Creus) y otro se escurre por el borde de una mesa. El reloj duro, está boca abajo y cubierto de hormigas. Todo ello sobre el paisaje de Port Lligat al anochecer.

    En “La persistencia de la memoria” los relojes se derriten, no perduran, el tiempo es relativo; en contraste con el paisaje del Cap de Creus, la rama de olivo o el mueble que sí que perduran en la memoria y en los que, de alguna manera, està implícita la idea de inmortalidad.

    Este óleo fue presentado en la Galerie Pierre Colle de París en el mismo año 1931, donde el galerista norteamericano Julien Levy lo adquirió. En 1934, a través de una donación anónima, pasó a formar parte de la colección permanente del Museum of Modern Art de Nueva York (MoMA).

  • Te proponemos diferentes versiones inspiradas en los relojes blandos:

  • · como la joyas en bronce de la colección “Homenaje a un genio” de la escultora Fili Plaza

  • · o estos magníficos relojes de cerámica de venta exclusiva en nuestra tienda.

buscar...

Últimas entradas

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies

Acepto